Universitarias | Humanidades trabaja en la puesta en valor del patrimonio cultural jesuítico en Santiago

Autoridades, docentes e investigadores de la Facultad de Humanidades, Ciencias Sociales y de la Salud de la Unse mantuvieron un encuentro con Alfredo Poenitz, con el objetivo de trabajar en la propuesta para la puesta en valor de la historia y el patrimonio cultural jesuítico en el territorio de la provincia de Santiago del Estero y su integración regional (NOA, NEA y Mercosur).

 

El encuentro con Poenitz doctor en Antropología, historiador, docente e investigador de la Universidad Nacional de Misiones; se desarrolló en el Archivo Histórico y contó con la participación de la vicerrectora de la Unse, Marcela Juárez; el decano de Humanidades, Marcelino Ledesma; la secretaría de Ciencia y Técnica de la Unse, Mónica Martínez; y su par de Humanidades, Marta Gutiérrez.

 

Además, estuvieron presentes la coordinadora de la carrera de Licenciatura en Historia, Adriana Medina; el director del Archivo Histórico, Juan Viaña y el director de Patrimonio, Alejandro Yocca. Mientras que, en la segunda parte del encuentro, participaron docentes, estudiantes, testistas e investigadores locales.

 

Desde la iniciativa se destaca “la importancia histórica y desarrollo potencial de la producción científica y el desarrollo sustentable de las comunidades”.

 

“El desarrollo de las instituciones de la Compañía de Jesús fue muy importante en toda la Gobernación del Tucumán y particularmente en el actual territorio de la provincia de Santiago del Estero, jurisdicción que durante el periodo de ocupación colonial española fue sede de gobierno y una de las de mayor desarrollo económico y demográfico”, fundamenta la propuesta.

 

Asimismo, sostiene que “es por esto que en los documentos del Archivo Histórico de Santiago del Estero AHSE, los escritos de los sacerdotes jesuíticos (Furlong, Dobrizhofer, etc. ) y los archivos de la orden existen evidencias aún poco trabajadas sobre el desarrollo de estancias, reducciones, el Seminario Mayor Santa Catalina y el sostenimiento del culto en las numerosas comunidades donde estos ‘soldados de Cristo’ dejaron su impronta construyendo iglesias, comunicando su potente aparato ideológico y revolucionando el mundo cultural santiagueño, las artes y la ciencia.