JudicialesLo ÚltimoLocales

Piden captura nacional e internacional para el santiagueño que asesinó a su ex pareja en un nuevo femicidio

Un importante operativo policial se puso en marcha ayer en la localidad chaqueña de Pampa del Infierno para dar con el paradero del santiagueño Ariel Armando Vargas, conocido con el alías de “Kiko”, quien está acusado de asesinar brutalmente a su ex pareja.

Por orden de la fiscalía a cargo de la Dra. Liliana Lupi, la policía diagramó diferentes rastrillajes y trabajos investigativos para ubicar al empleado de la construcción que la noche del pasado miércoles citó a su ex — Ruth Florentina Cevilán— a una zona montuosa y la mató.

La joven mujer (también oriunda de Urutaú) fue hallada sin vida por su hijo, un adolescente de 14 años que salió a buscarla la mañana del jueves al ver que no había regresado durante toda la noche.

El menor caminó siguiendo las huellas de la bicicleta de su madre por un sendero y a unos mil metros de su casa descubrió el macabro escenario. Su madre estaba en el suelo con golpes en la cabeza, heridas en el abdomen, descalza.

Según la Justicia, la última persona que habría visto con vida a Ruth sería su ex marido quien tenía una medida de prohibición de acercamiento ya que ella misma lo había denunciado por violencia de género en el mes de octubre. El acusado la citó el miércoles, a través de whatsapp para “hablar”.

Desde entonces Vargas, de 43 años, es señalado como el principal sospechoso de este atroz crimen. Fuentes cercanas a la causa indicaron que fue su propio hijo quien lo sindicó como el único sospechoso.

El adolescente proporcionó a la Justicia el audio que “Kiko” le envió a su ex pareja – con quien tenía tres hijos: de 7, 14 y 16 años— donde le manifestaba que la esperaba en un campo. Tras algunos operativos con resultados negativos y ante las evidencias que lo sindican como el autor del hecho, la Justicia ordenó su captura nacional e internacional por lo que fuerzas policiales de todo el país están tras sus pasos.

Los efectivos, que trabajan en la localización de Vargas, indicaron que éste es de aproximadamente 1.60 m de altura, de tez morena y que se desplazaría en una motocicleta gris de 110 cilindradas.

Los restos de Ruth fueron trasladados a Urutaú

Ruth Florentina Cevilán, de 38 años, vivía en el barrio Primavera, en la localidad chaqueña de Pampa del Infierno junto con sus hijos menores y el supuesto femicida a quien había expulsado de la casa en el mes de octubre.

Según contó Verónica (hermana de crianza del femicida), el Día de la Madre, Vargas había golpeado brutalmente a la joven por lo que ella tomó la decisión de separarse y acusarlo ante la Justicia, por eso tenía una prohibición de acercamiento.

Fuentes cercanas a la familia indicaron que sus restos llegaron minutos antes del mediodía a Urutaú, su tierra natal, donde la esperaba su madre y demás integrantes del clan para sepultarla.

Estrictos controles en el nordeste

Luego de que la Justicia solicitara la captura para Vargas y con la sospecha de que podría haber huido hacia Urutaú —donde tiene familiares directos— la policía santiagueña montó estrictos controles en los ingresos del nordeste de la provincia.

Según revelaron fuentes cercanas a la causa, además de que una comitiva chaqueña trabajaría en el departamento Copo, los uniformados que se encuentran en los distintos puestos de control vehicular también están abocados a su búsqueda.

Para ello, los efectivos detienen la marcha de todos los vehículos que transitan por la zona y caminos aledaños para dar con el paradero del femicida.

Cabe remarcar que su hermana, además de indicar que no conocía el paradero del acusado, no descartó la posibilidad de que éste haya atentado contra su vida. “Quizás ya esté muerto”, dijo Verónica quien contó además que Vargas vivía con su padre en el Bº Aviación y que fue visto por última vez la noche del martes.